Una cena mortal: Un misterio de Myrtle Clover

Para los habitantes del tranquilo pueblo de Bradley, Carolina del Norte, la trabajadora Jill Caulfield parecía irreprochable. Era voluntaria en el refugio para mujeres, trabajaba en el preescolar de la iglesia, limpiaba casas para ganar dinero extra y realmente disfrutaba trabajando en el jardín. Y era nada menos que una santa por aguantar alegremente a su marido desempleado, mujeriego y bebedor.

Cuando la intrépida detective octogenaria Myrtle Clover descubrió a Jill, su nueva ama de llaves, husmeando en su botiquín, debería haberse enfadado. Pero descubrir que Jill no era una tan santa limpiadora la hizo mucho más interesante a los ojos de Myrtle.

Myrtle habría continuado felizmente averiguando lo que hacía a Jill Caulfield, si Jill no hubiera ido tontamente a hacer que la asesinaran, claro.

¿TE APUNTAS AL CLUB DE MISTERIO?

Queridos detectives aficionados y amantes de la lectura, estoy en la búsqueda de mentes curiosas y astutas para unirse a la comunidad demisterio. Si te encanta leer y resolver enigmas tanto como a mí, suscríbete y únete a una sociedad de intrépidos detectives.

¡No hacemos spam, ni te vamos a agobiar con un millón de correos! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba